Las tensiones en Cataluña anticipan un otoño caliente