El creador de las black dice que en sus inicios el límite de gasto eran 600 euros