La CUP continúa su desafío y vuelve a quemar fotos de Felipe VI