Agentes de la Policía y el CNI controlaban los movimientos de Puigdemont en Finlandia