“La política exterior española parece la de un protectorado estadounidense”