La placa en honor a los ocho carmelitas fusilados ya está en su sitio en Carabanchel