Para los obispos, cualquier ley "menos mala" que la actual "es un alivio"