La victoria de Sánchez, la victoria de las bases socialistas