La mayoría silenciosa se hace oír en las calles de Barcelona