Grito de cientos de miles de personas en Barcelona: "Basta. Recuperemos la sensatez"