Mar Thiaw, mucho más que un árbitro