La Infanta entrega los 587.000 euros de los que se habría lucrado