Los independentistas mantienen el pulso