Gritos, insultos y mucha tensión entre los militantes a las puertas de Ferraz