La huelga de mujeres del 8 de marzo intensifica el debate político sobre la brecha salarial