La Generalitat guarda silencio tras mantener reuniones marcadas por las presiones internas