Un fandango de un guardia civil para apaciguar a los independentistas