El exconseller Rul desafía al Gobierno yendo a trabajar a su despacho