De esconder su rostro a portada de GQ gracias a un trasplante de cara