La campaña del 24M coge temperatura