El efímero abrazo de la unidad entre Errejón e Iglesias