En España, trabajar tiene fecha de caducidad