El clan Pujol, bajo sospecha