Cierra la campaña más atípica que pronostica un escenario de ingobernabilidad