Carme Forcadell, del Parlament a las calles para agitar la bandera secesionista