Las caras de la decepción que dejan las palabras de Puigdemont