La caja de Ingenieros, la entidad que mantuvo su sede en Cataluña y que le ha dado la hipoteca a Iglesias y Montero