Los monjes benedictinos del Valle de los Caídos y Patrimonio Nacional, denunciados por usar símbolos franquistas