Los barceloneses toman la calle como protesta por las actuaciones policiales del 1-O