El festival de Eurovisión la lía con las banderas