Urnas y papeletas por los suelos en la Escuela Industrial de Barcelona