Tregua en las calles de Barcelona tras el 1-O