Steve Jobs retrasó su operación de cáncer de páncreas cuando aún era curable