Rosa Estarás contradice la versión de Jaume Matas