Compromís ve legítimo que Rajoy sea elegido, aunque no le guste