Cuando los ralis son mortales para los espectadores