Rajoy, con ganas de mandar más SMS, a pesar de Bárcenas