Puigdemont da un giro que abre las incógnitas sobre el futuro de Cataluña