Los Presupuestos Generales del Estado llegan al Congreso sin garantías de prosperar