Pedro Sánchez, agredido…por una rama