La mesa del Parlament no pone en marcha la Ley de Transitoriedad en su primera oportunidad