El PP suelta amarras con Zaplana