El PP insiste en que nada tiene que ver la situación de Aguirre con la de Rajoy