Operación Soule: 20 millones para un amigo deudor