Mireia Boya llega al Supremo arropada por los suyos por sus supuestos vínculos con el procés