Rajoy ofrece al PSOE un gobierno reformista, sin descartar cambios constitucionales