El rey Juan Carlos le ha pedido a la infanta Cristina que renuncie a sus derechos