El lapsus del ministro de Educación