Jorge Rodríguez, vitoreado por los suyos en su acto de renuncia