Historia del caso Cifuentes: del “no me voy” a las cremas robadas